Edwing Acosta González, un puma con pólvora en la sangre

   

Nota: Javier Chávez Posadas
Fotos: Jesús Bravo León

 
     

03 Mayo 2012. Terminó la temporada para la categoría intermedia de Pumas Acatlán, sin embargo no quisimos dejar de lado y cerrar la serie de entrevistas con algunos de los protagonistas acatlecos en nuestra página sin hacerle un merecido reconocimiento a uno de los corredores más valiosos de esta nueva generación.

El turno es para Víctor Edwing Acosta González, mejor conocido como Bala.

Con 19 años cumplidos, Acosta es quizás uno de los jugadores de Pumas Acatlán que mejor representan la estirpe felina de la FES. Un elemento con enjundia, técnica y entrega hacia su equipo.

El jugador número 26 de los Pumas Acatlán está cumpliendo seis años con la organización a la que llegó en 2006 para ser campeón en Tauros y repetir el cetro en dos juveniles más.

Víctor Edwing se formó en sus primeras infantiles dentro del Club Perros Negros de Naucalpan y desde entonces explotó las características físicas en su favor: "Muchos me dicen que soy un elemento muy chico para jugar futbol americano y que me van a lastimar, pero creo que he podido revertir esa situación en mi favor", comenta.

Con 1.62 metros de estatura, y 64 kilogramos de peso, el "Bala" ha sabido aprovechar cada gramo de su peso para convertirlo en fuerza y retar las murallas rivales y convertirse en un auténtico dolor de cabeza para ellos.

"Sí, me considero un jugador entregado que sé golpear y que no rehuyo al contacto, por el contrario," asegura Acosta.

La campaña que recién culminó para Acatlán dejó un sabor agridulce para el Bala, por una parte tuvieron un bajo desempeño en la primera mitad de la campaña pero "sacamos la fortaleza de unirnos y salir adelante en la campaña para terminar como sexto ganando los dos últimos partidos ante conjuntos que estaban llamados para cosas grandes este 2012 como Cheyennes y Pieles Rojas".

Para Edwing, esta temporada quedó en un gran aprendizaje de lo que pueden mejorar en 2013 y hoy se enfoca en potencializar su rendimiento y más aún, sabiéndose un nuevo integrante de la FES Acatlán como estudiante.

"Terminé el CCH en Naucalpan y estoy esperando ya el trámite de pase directo reglamentado para iniciar en el próximo ciclo de agosto, mi carrera en Derecho en la FES. Ha sido un gran esfuerzo de mis padres María de la Luz González Ramos y Víctor Hugo Acosta Vázquez, y de mucha gente que me ha ayudado y me han apoyado en todo. Hoy lo veo como una realidad", comenta Edwing.

Originario de Naucalpan, en la colonia Loma Linda, Edwing sabe que todo esfuerzo y dedicación tiene su recompensa. Hoy este puma con pólvora en la sangre apuesta por el trabajo en todas las áreas de su vida para llegar a sus objetivos.

"Deseo tener un mejor 2013 con Pumas Acatlán que he defendido por seis años, culminar mi carrera académica en ésta, mi alma máter la UNAM y ayudar a la gente. Son valores que he aprendido en casa y aquí en la Universidad", concluyó.

Es así como concluimos con la serie de cinco entrevistas de semblanza con igual número de jugadores de la intermedia 2012. Rafael Gómez Galván, quarterback; Diego Sánchez Martínez, ala defensiva; José Luis Flores Ramírez, guardia; Luis Rodrigo Madariaga Antuna, apoyador, y Víctor Edwing Acosta González, half back.

Sabemos que faltan muchas historias que contar de nuestros pumas, y seguramente habrá tiempo para conocerlas en futuras entregas, por lo pronto un reconocimiento para toda la generación 2012.

 
 



Derechos Reservados © 2006 www. pumasacatlan.com.mx | Mapa del Sitio | Anunciate | Contáctanos